24 julio, 2016

¿Cómo trabajamos?

“La terapia es un proceso de apoyo y acompañamiento en un viaje de salida del conflicto y reencuentro con las verdaderas motivaciones de la vida más allá del la idea del amor romántico, como son la serenidad y la conciencia agudizada del misterio que nos envuelve y que decidimos compartir con la pareja. Es sobre todo la terapia un acto de respeto por uno mismo, una dignificación del ser que llevamos dentro”.

Aquí algunas de las áreas a explorar durante el proceso de terapia de pareja:

REDUCIENDO EL CONFLICTO

Activar el testigo interior, la escucha activa, interna y externa, el control de la emoción, son herramientas con poder de atenuar el conflicto, y que junto al apoyo y confianza en el propio proceso terapéutico son necesarias para frenar la dinámica del dolor.

LA HISTORIA PERSONAL

La comprensión del origen de nuestros patrones de relación, explica cómo nos movemos en la pareja, qué es lo que buscamos en el otro y dé que manera lo buscamos. Esta etapa de la terapia es crucial y conmovedora, pues tenemos la ocasión de entender compasivamente al compañero/a.

LOS LÍMITES

Uno cuando empieza a escucharse, a observar lo que necesita, lo que le pide el cuerpo, el corazón, y entiende la parte irracional..no hay marcha atrás. Se activa lo instintivo y aparece una claridad sin precedentes. Desde ahí, desde la verdad, uno puede pedirle al compañero/a lo que necesita y poner algunos límites innegociables.

EL PROYECTO PROPIO

Vivimos tradicionalmente la pareja como una confusión de la individualidad. Es un trabajo necesario recuperar los deseos y proyectos individuales y pedir al compañero/a que sea un sostén, un apoyo en las caídas, un testigo del crecimiento propio. Solo desde la individualidad conseguida se construye la pareja.

BIOGRAFÍA DE LA PAREJA

Es importante conocer las circunstancias vitales en que se conoce la pareja, los orígenes y acontecimientos más marcados de su historia, sea corta o larga. Nadie está por encima de las circunstancias y toda pareja es vulnerable de ser afectada por la vida y sus envites.

EL PROYECTO COMÚN

Algunas tradiciones hablan de una creación conjunta, como una aportación a la comunidad, a la vida. Es saludable y dota de sentido a la pareja no solo compartir sino crear, ya sea más vida, ya sea un proyecto. Entregar a la vida parte de lo recibido forma parte de la ley natural de reciprocidad o “ayni”.

EL REENCUENTRO

El reencuentro es un acto de fé, una decisión de ir más allá del dolor. Soltar la acusación por mutuo acuerdo, renunciar a la adicción a sentirse mal, y confiar que el cuerpo sabe encontrarse con el otro, sabiamente nos guía hacia el afecto. Se trata de volver a alimentar al niño interior desnutrido, a regar los campos secos y olvidados del amor.

EL GRAN VIAJE

En terapia uno puede vislumbrar el gran potencial de ir en pareja, un horizonte de amor y crecimiento, porque en pocos escenarios como en la pareja, se crece tanto. Es el vínculo más fuerte después de los padres de la infancia, y por tanto una oportunidad de sanar los miedos, las fantasías, de aprender a entregarse y en definitiva a amar. Se crece mucho en la pareja si ambos aceptan el viaje que supone.