5 agosto, 2016

Problemas de pareja

Pongamos nombre a algunos de los problemas más comunes que aparecen en un conflicto de pareja. Nombrar el problema es un gran avance, es ponerle rostro al fantasma para empezar a comprender y tomar la parte de responsabilidad que nos toca. Gran parte de la solución consiste en dejar de hacer algo, que todavía no esta identificado, y que irá esclareciéndose en terapia. El resto es observar lo que sucede en la relación.

¿Qué está sucediendo? Causas más comunes de la crisis de pareja:

SUSCEPTIBILIDAD

Todo lo que le digo le irrita y se defiende. La respuesta no es proporcional al comentario y pareciera que me vuelca asuntos que no me corresponden. Es demasiado sensible a la crítica y su orgullo le lleva a reaccionar con dureza.

POSESIVIDAD

Me controla. No confía en mí y eso me duele, me enfada. De muchas maneras consigue que me quede cerca y desatienda mi propia vida. Me siento culpable y temeroso/a si me alejo.

INCOMUNICACIÓN

Hay demasiadas cosas de las que no hablamos. Cada intento de sacar el tema termina en una discusión y ya he tirado la toalla. A mi me cuesta expresar lo que siento y él/ella no sabe escucharme. Apenas, ya solo compartimos el mismo techo.

AGRESIVIDAD

La manera en que tratamos los asuntos de la pareja es demasiado violenta. Es una espiral que va creciendo en intensidad. El respeto ha desaparecido y en su lugar solo hay rabia y dolor. Su respuesta agresiva siempre me acusa y yo se que no me corresponde tal cosa.

FRIALDAD Y DISTANCIAMIENTO

Le siento alejado/a de mi. Parece conforme con lo que vivimos pero algo no va bien. Falta calidéz, intimidad. Nos hemos vuelto muy fríos y me siento muy superficial. Me gustaría profundizar y también me da miedo esto.

INSATISFACIÓN

Es verdad que compartimos tiempo, aficiones..pero me siento insatisfecha. No se si tengo derecho a sentir esto, parece un capricho. En mi profunda verdad se que esto es así, me siento vacío/a.

FRUSTRACIÓN

Me es dificil alegrarme de sus logros porque siento que no puedo celebrarlos. Mi propia vida está llena de agujeros y no me siento ni mucho menos realizado. Es muy dificil para mi reconocer esta actitud y el dolor que provoca en mi pareja.

LA AUSENCIA

De muchas maneras NO está conmigo. Vive para él/ella. A veces me exhibe ante su familia y amigos, pero yo se que no me ve. Para mi la pareja es como una espera, una larga y dolorosa espera.

EL SEXO

Lo que debería ser un juego placentero es una fuente de tensión y conflictos. No sé los motivos por los que me rechaza. Parece que para él/ella es suficiente, no es problema, pero yo sufro esto como un desprecio hacia mi cuerpo y un rechazo de mi amor.

LOS OTROS

Él/ella es leal a sus padres. Me siento siempre en un segundo plano respecto a ellos, desvalorizada/o. También pasa algo parecido con sus amigos/as, y he llegado a pensar que tiene un lío con su compañero de trabajo.

LOS HIJOS/AS

Todo era perfecto hasta que llegó el peque. Todo gira en torno a él, las angustias y preocupaciones, toda la atención en la crianza, y esto un motivo de discusión entre nosotros. Me siento excluído/a, proveedor, cuidadora, pero sobre todo añoro cuando éramos ella y yo.

MONOTONÍA

El tiempo pasa lento en nuestra relación, es aburrido y yo le acuso a él/ella de este deterioro. Necesito apasionarme otra vez, necesito algo diferente. La idea de continuar así toda mi vida me comprime en pecho y me hace sentir en una jaula.