TERAPIA PARA PROBLEMAS DE PAREJA

ALGO NO VA BIEN ENTRE NOSOTROS..

Es mi deseo amarla/le bien, y a cada intento nos caemos..
Go to Susceptibilidad

Susceptibilidad

Todo lo que le digo le irrita y se defiende. La respuesta no es proporcional al comentario y pareciera que me vuelca asuntos que no me corresponden. Es demasiado sensible a la crítica y su orgullo le lleva a reaccionar con dureza.

Go to Posesividad

Posesividad

Me controla. No confía en mí y eso me duele, me enfada. De muchas maneras consigue que me quede cerca y desatienda mi propia vida. Me siento culpable y temeroso/a si me alejo.

Go to Incomunicación

Incomunicación

Hay demasiadas cosas de las que no hablamos. Cada intento de sacar el tema termina en una discusión y ya he tirado la toalla. A mi me cuesta expresar lo que siento y él/ella no sabe escucharme. Apenas, ya solo compartimos el mismo techo.

Go to Agresividad

Agresividad

La manera en que tratamos los asuntos de la pareja es demasiado violenta. Es una espiral que va creciendo en intensidad. El respeto ha desaparecido y en su lugar solo hay rabia y dolor. Su respuesta agresiva siempre me acusa y yo se que no me corresponde tal cosa.

Go to Frialdad y distanciamiento

Frialdad y distanciamiento

Le siento alejado/a de mí. Parece conforme con lo que vivimos pero algo no va bien. Falta calidez, intimidad. Nos hemos vuelto muy fríos y me siento muy superficial. Me gustaría profundizar y también me da miedo esto.

Go to Insatisfacción

Insatisfacción

Es verdad que compartimos tiempo, aficiones..pero me siento insatisfecha. No sé si tengo derecho a sentir esto, parece un capricho. En mi profunda verdad se que esto es así, me siento vacío/a.

Go to Frustración

Frustración

Me es dificil alegrarme de sus logros porque siento que no puedo celebrarlos. Mi propia vida está llena de agujeros y no me siento ni mucho menos realizado. Es muy dificil para mi reconocer esta actitud y el dolor que provoca en mi pareja.

Go to La ausencia

La ausencia

De muchas maneras NO está conmigo. Vive para él/ella. A veces me exhibe ante su familia y amigos, pero yo se que no me ve. Para mi la pareja es como una espera, una larga y dolorosa espera.

Go to El sexo

El sexo

Lo que debería ser un juego placentero es una fuente de tensión y conflictos. No sé los motivos por los que me rechaza. Parece que para él/ella es suficiente, no es problema, pero yo sufro esto como un desprecio hacia mi cuerpo y un rechazo de mi amor.

Go to Los otros

Los otros

Él/ella es leal a sus padres. Me siento siempre en un segundo plano respecto a ellos, desvalorizada/o. También pasa algo parecido con sus amigos/as, y he llegado a pensar que tiene un lío con su compañero de trabajo.

Go to Los hijos/as

Los hijos/as

Todo era perfecto hasta que llegó el peque. Todo gira en torno a él, las angustias y preocupaciones, toda la atención en la crianza, y es esto un motivo de discusión entre nosotros. Me siento excluido/a, proveedor, cuidadora, pero sobre todo añoro cuando éramos ella y yo.

Go to Monotonía

Monotonía

El tiempo pasa lento en nuestra relación, es aburrido y yo le acuso a él/ella de este deterioro. Necesito apasionarme otra vez, necesito algo diferente. La idea de continuar así toda mi vida me comprime en pecho y me hace sentir en una jaula.

Acompaño a las parejas en crisis a sanar la comunicación entre ellos dos y reparar la escucha, a comprender las heridas y rencores activos, los cruces de acusaciones, la fatiga, la incomprensión, la falta de afecto y deseo sexual.

La terapia de pareja facilita atravesar esta crisis como una oportunidad de cambio, como un viaje a un nivel superior de intimidad y conocimiento del compañero/a. Aprendemos a reconocer la singularidad del otro y respetarla para así restituir los cauces por los que circula el amor y la complicidad.

El proceso de acompañamiento terapéutico facilita la construcción de un proyecto de vida propio y la recuperación de los escenarios perdidos debido al desgaste y el deterioro que experimentamos en una relación de pareja disfuncional.

Las crisis de pareja y el ciclo vital

La pareja es un viaje con obstáculos, algunos invisibles, culturales, genealógicos. La pareja es un gran reto, una proeza en nuestro tiempo.
  • Hay quien tiene la suerte de ser guiado por los padres en las primeras experiencias amorosas, principalmente porque cuentan con un buen modelo en ellos. La prevención y asesoramiento en el amor se hace necesaria en aquellos casos de parejas que generan mucho sufrimiento.

  • La veintena es una edad dificil para la pareja. Es un momento de descubrimiento personal, aun queda mucho por saber de quienes somos. El camino en pareja en este trecho puede ser limitante o potencial si hay espacios de libertad y si la pareja no consume la totalidad de nuestra energía creativa y que ha de proyectarse al mundo.

  • La edad adulta, es una edad de compartir lo conseguido en la esfera individual, y aquí es donde encontramos desequilibrios en la pareja, que debiera ser un apoyo en la consumación del proyecto propio pero también del proyecto mutuo que da sentido a la unión de dos personas. La pareja es la unión de dos riquezas, dos proyectos de vida que ha su vez, juntos van a generar algo que ofrecer a la Vida.

  • Los obstáculos de las parejas de larga duración se resumen en sentimientos de impotencia y estancamiento por los deseos frustrados y la monotonía. La amenaza del síndrome del nido vacío, la sombra de la jubilación y la entrada a la tercera edad conforman un escenario de temor y vulnerabilidad que puede ser reconducido a una eclosión de amor, gratitud y libertad.

¿Qué trabajamos en terapia de pareja?

La terapia es un proceso de apoyo y acompañamiento en un viaje de salida del conflicto y reencuentro con las verdaderas motivaciones de la vida más allá de la idea del amor romántico. Pero sobre todo, la terapia es un acto de respeto por uno mismo, una dignificación del ser que llevamos dentro.

Reduciendo el conflicto

Activar el testigo interior, la escucha activa, interna y externa, el control de la emoción, son herramientas con poder de atenuar el conflicto, y que junto al apoyo y confianza en el propio proceso terapéutico son necesarias para frenar la dinámica del dolor.

El proyecto común

Algunas tradiciones hablan de una creación conjunta, como una aportación a la comunidad, a la vida. Es saludable y dota de sentido a la pareja no solo compartir sino crear, ya sea más vida, ya sea un proyecto. Entregar a la vida parte de lo recibido forma parte de la ley natural de reciprocidad o “ayni”.

Los límites

Uno cuando empieza a escucharse, a observar lo que necesita, lo que le pide el cuerpo, el corazón, y entiende la parte irracional..no hay marcha atrás. Se activa lo instintivo y aparece una claridad sin precedentes. Desde ahí, desde la verdad, uno puede pedirle al compañero/a lo que necesita y poner algunos límites innegociables.

La historia personal

La comprensión del origen de nuestros patrones de relación, explica cómo nos movemos en la pareja, qué es lo que buscamos en el otro y dé que manera lo buscamos. Esta etapa de la terapia es crucial y conmovedora, pues tenemos la ocasión de entender compasivamente al compañero/a.

El proyecto propio

Vivimos tradicionalmente la pareja como una confusión de la individualidad. Es un trabajo necesario recuperar los deseos y proyectos individuales y pedir al compañero/a que sea un sostén, un apoyo en las caídas, un testigo del crecimiento propio. Solo desde la individualidad conseguida se construye la pareja.

Biografía de la pareja

Es importante conocer las circunstancias vitales en que se conoce la pareja, los orígenes y acontecimientos más marcados de su historia, sea corta o larga. Nadie está por encima de las circunstancias y toda pareja es vulnerable de ser afectada por la vida y sus envites.

El reencuentro

El reencuentro es un acto de fe, una decisión de ir más allá del dolor. Soltar la acusación por mutuo acuerdo, renunciar a la adicción a sentirse mal, y confiar que el cuerpo sabe encontrarse con el otro, sabiamente nos guía hacia el afecto. Se trata de volver a alimentar al niño interior desnutrido, a regar los campos secos y olvidados del amor.

El gran viaje

En terapia uno puede vislumbrar el gran potencial de ir en pareja, un horizonte de amor y crecimiento, porque en pocos escenarios como en la pareja, se crece tanto. Es el vínculo más fuerte después de los padres de la infancia, y por tanto una oportunidad de sanar los miedos, las fantasías, de aprender a entregarse y en definitiva a amar.

Cada pareja crea una danza particular, cada crisis es un intento de limpiar la relación, un paso obligado a un lugar mejor.

Publicaciones

contacta con nosotros